Por querer verte
siempre me caigo
en la trampa de tu belleza
con el corazón en mi garganta
me sabes a latidos intrépidos
te hago palabras
para consolarme
entre la risa y el espanto

eres siempre tu
al que no supero
doy vueltas a tu nombre
en mi boca

entre mas nos acercamos
a la intimidad
mas temo la orilla del mar
entrarle solo para apagarme
no quiero ser lava
cayendo al mar
porque amar es frio y solitario
una vida de sacrificio
prefiero desvanecer
ser vapor en el aire

es un precio demasiado alto
por solo un momento
no quiero promesas, amarres
o compromisos obligantes
jamas he sido buena dueña
de la vida hogareña
mi brillo es libre y salvaje
sin domesticidad
la ilusión de la seguridad
es mas jaula que protección
y la rutina me mata
en mundanidad

a una sana distancia
bailo contigo
en esa fogata
desahogando
uniendo y dejando
fundiendo y separando
ambos esperando
que el fuego siga
siempre quemando
el uno en el otro
porque somos llamas
jugando con agua