Detrás de una puerta secreta
hay una sombra
con disfraz de gitano
sus ojos y sonrisas
son de esas
que derriten el corazón
cuando lee tu suerte
su fluidez es un dragon en vuelo
su belleza es mi mar en movimiento
envuelto en una canción
jamás tocada
duerme su sirena

me hice Polaris
para señalar tu norte
tu devota santidad
a la disciplina
de navegar por el sonido del mar
que duerme en mi piel de mujer
cuando camino sobre tierra
tu recuerdo lejano
me abre el canto
y voy por el mundo
para buscarte
la voracidad de un beso
el vértigo del susto
genera el gusto
del querer más

somos tiburones
cazamos una verdad
entre el vicio y el dolor
nuestro temor nada sin fin
asecha el olor a sangre
que lanza el anzuelo
nos enganchamos
de vientre a garganta
en la búsqueda de la felicidad
sexo deseo esperanza
nos enredamos en el fondo
de un nosotros
efímero y quebradizo
como tu lucerito
lleno de hoyos
porque tu
sueñas con el timón
pero tu eres ancla
y aquí entra el agua

de polo a polo
de ola en ola
anhelas tu libertad
te aferras
a la cacería de estrellas
y yo me muevo en ti
cosquillita atrevida
en la sinfonia
de una orquesta
sin conductor