me clavaste tu confusión
a doble filo
aferrado a las buenas intenciónes
de no necesitar
morir
y no sufrir mas
era un egoísmo de niño
hacia su querer
un puñal de traición
reflejos del conflicto
de los espacios interiores
una casualidad común
cruel como el olvido
todavía te amo
con la incondicionalidad
de una madre
y la soledad del perdon
sin los sabores amargos
de temores que surgen
y salen del vientre a la boca
como rencores
cuando la lucha me gana
ese dolor quiere cerrarme
sin llaves la cárcel
es un juego de percepción
trabajado hasta que pierde
todo su sentido original
pues me queda el callarme
en el escorzo de obsesión
que me consume en llamas
hasta que entienda
lo que me devora
en la naturaleza
de mi condición

intento de purificar las fallas
tan solo me queda un plagio
de una feminidad
cualquiera
Magdalena en harapos
un charco turbio
para lavar tus pies
que sequen su cabello
lágrimas sueltas
que destiles en su seno
tu imperfección
es su arte
venderte un encuentro
a cambio de una seguridad
que permanezca
sin dudar
hasta cuando la amarás

sé que sin ti
busco en la oscuridad
un destello
perfecto
que veo desde lejos
sigo el mapa
de tu complejidad
un camino de reglas
rotas y adiós tras
buenos recuerdos
y el vacío de todas
las palabras que me das
porque quiero el sentido
que tanto me hace falta
y soy todo lo demas
de lo que quisiera

quiero ser capaz
de tocar con sencillez
de tenerte
en un abrazo
que sea únicamente tierno
y sin fin
borrarte el sufrimiento
estaría en paz

la ilusión de la costumbre
se disfraza en comodidad
al la mente es una eternidad
del presente que nunca se irá
desde luego se revela
poco a poco la verdad
lo impermanente no se queda
cuando viene el invierno
con su reino de hielo
penetra el frío
hasta el fondo de tus huesos
al tuétano de tu pasión
te quema la prueba
y te quita el calor
te congela la sangre
cuando ya no puedes más
del dolor del perder
sigue despiadado
te desnuda y te desarma
hasta la humildad
todos los ideales
se acaban al final
temporadas que pasan
una por una
se caen las hojas
de miles de historias
mientras el tiempo
te come en trozos
porque ya eres lo
que no se muere
de amor
que mata
en vez te transformas
con tus dos manos
en tantas ramas
y das tu vida con tu cuerpo
al árbol que durará
y dejas que las raíces
entren
hasta tu corazón
abajo del miedo
conoces la razon
del nudo
todo lo que vive
es efímero

a veces te toca a ti
doler por el engaño
eres el borrego
con la elección
de conocer o negar
y al pesar de tu compromiso
a la pureza del primordial
te sacrificas simplemente
sin decir nada mas
para que sostengas sin pedir
dejes ir sin despedir
aceptes sin resignar
y encuentres tu libertad

ahí estás en tu obra
sin pretextos
dando de tu piel
ofreciendo tu carne
sonriendo a la luz
para todos los demás
volviendote mas brillante
al orden de lo que se queda
siempre natural
que estén bien ellos
que sean felices

Advertisements